Veterinario e investigador, apuesta por la ciencia de la reproducción y la genética como herramientas claves en la conservación de la especies domésticas y salvajes.

Carlos Iglesias Pastrana

DVM. MSc. PhD., Camel International Research

Familia Camelidae

Camélidos del Viejo Mundo y Camélidos del Nuevo Mundo

El origen de los camélidos (Familia Camelidae) se circunscribe a la época del Eoceno Tardío, hace aproximadamente unos 40 millones de años, en América del Norte.

El posterior y complejo proceso evolutivo supuso la dispersión a través de largas distancias de estos animales terrestres. Lograron establecerse en América del Sur y, a través del estrecho de Bering, transformado en tierra firme en varias ocasiones durante las glaciaciones del Pleistoceno, llegaron a colonizar parte del continente asiático. Desde aquí, su dispersión hasta el próximo continente africano se hizo igualmente efectiva. Su presencia en el continente europeo y Australia, se debe fundamentalmente a la reintroducción por parte del hombre de estos animales desde África y/o Asia.

Mamíferos artiodáctilos originarios de América del Norte que se dispersaron a través de enormes distancias hasta colonizar América del Sur, Asia y África

Los camélidos en Norteamérica se extinguieron finalmente hace tan sólo unos 8000 años, según registros paleontológicos. De los once géneros distintos de camélidos que llegaron a coexistir en el planeta desde la génesis de esta familia taxonómica, ocho de ellos se encuentran extintos hoy en día.

Los tres géneros restantes, supervivientes hasta la actualidad, son el género Camelus (camellos de una y dos jorobas), el género Vicugna (alpacas y vicuñas) y el género Lama (guanacos y llamas). A los camellos de una y dos jorobas, se les conoce también como Camélidos del Viejo Mundo. Por su parte, los camélidos sudamericanos (alpacas, vicuñas, guanacos  llamas), reciben el apelativo común de Camélidos del Nuevo Mundo.

Tras un arduo proceso de domesticación, la importancia económica de la cría en cautividad de algunas de estas especies animales ha variado considerablemente entre regiones geográficas y etnias culturales a lo largo del tiempo.

 

Producción animal y conservación de la biodiversidad

La zootecnia o ciencia de la cría, sanidad e higiene animal, tiene por objeto la obtención y utilización racional de animales con rendimientos productivos elevados bajo estándares de bienestar animal que definen un sistema de gestión sostenible. Los programas de selección artificial contextualizados en un entorno doméstico, junto con los procesos naturales de evolución biológica, son las dos principales fuentes de variabilidad genética en aquellos organismos vivos cuya subsistencia está supeditada, en régimen variable, al aporte antrópico de recursos.

Fruto de la progresiva adaptación a un hábitat y/o funcionalidad específica, pueden distinguirse morfotipos concretos dentro de una misma especie animal. Esto es, unas características morfológicas y atributos regionales particulares que configuran el prototipo ideal para una actividad productiva concreta y la uniformidad de los productos que se obtienen de esta.

En países desarrollados y, en menor medida, en países en vías de desarrollo con un arraigado legado cultural de herencia generacional, las actividades agropecuarias denotan cierta proclividad al uso extendido de un elenco reducido de razas potencialmente mejoradas. Este condicionante, en conjunción con la creciente sustitución de los sistemas de producción tradicionales por sistemas altamente tecnificados, hacen necesaria la asignación de diferentes categorías y esfuerzos de protección y conservación de especies, razas o estirpes que se considera se encuentran en riesgo de desaparición.

Las razas son el componente indicador principal de la diversidad de los animales;  son el resultado evidente de la diversificación genética de las distintas especies durante el proceso evolutivo.

Esta potencial pérdida de diversidad biológica no solo lleva implícitas restricciones a nivel experimental al limitar la obtención de resultados concluyentes en lo concerniente a biología y ecología de estos grupos, sino que, desde un punto de vista puramente intrínseco a nivel de especie o raza, el repertorio de patrones conductuales y estrategias de adaptación al cambio climático o patógenos emergentes se ve mermado, con el consecuente impacto negativo a nivel demográfico, ecoevolutivo y genético de los taxones amenazados.

Género Camelus

Protagonistas clave en sistemas de producción sostenible

Naturalmente originarios de zonas áridas y desérticas de los continentes asiático y africano, los camellos bactrianos y los dromedarios domesticados fueron estratégicamente introducidos en países o regiones geográficas de Europa y Australia para ser integrados en complejos sistemas de producción y variadas labores al servicio del hombre, dada su fuerte constitución y destacada adaptabilidad en los más variados agroecosistemas.

En el caso particular de Australia, estos animales fueron importados hacia el siglo XIX desde Arabia, India y Afganistán para el transporte y el trabajo pesado. Con la llegada de los vehículos a motor, fueron abandonados a su suerte en el medio natural y actualmente se pueden encontrar cuantiosas manadas de camellos bactrianos y dromedarios en estado salvaje sin apenas depredadores naturales que permitan controlar sus poblaciones, lo que les convierte, a opinión de ciertos colectivos, en una plaga.

Por el contrario, aquellos camellos que nunca fueron domesticados, constituyen hoy en día, en base a estudios de caracterización genética, una especie diferente (Camelus ferus), que puede encontrarse mayoritariamente en el gran desierto de Gobi, situado en el sector central del continente asiático.

¿Camello o dromedario?

Aunque el término «camello» se emplea indistintamente para denominar tanto al animal de una joroba como al animal de dos jorobas, el término “dromedario” hace referencia exclusivamente al ejemplar de una joroba

La creciente preocupación social por la necesidad de definir alternativas sostenibles de producción y desarrollo en respuesta a emergencias ambientales globales como el cambio climático y la desertificación, ha situado al camello como especie de interés productivo de marcada sostenibilidad. Su usual relación con áreas geográficas en vías de desarrollo y, por ende, su atribución infundada a un bajo valor económico, se presentan como los principales condicionantes de la subestimación de su potencialidad productiva así como de la notable escasez de esfuerzos académicos y políticas de desarrollo para su revalorización y selección funcional mejorada.

Afortunadamente, en las tres últimas décadas, instituciones académicas de renombre y expertos en producción y manejo de estos animales, han venido destacando la multiplicidad de nichos funcionales en que los camellos son un elemento fundamental.

Un estudio bibliométrico de la Universidad de Córdoba (España) (https://www.mdpi.com/2076-2615/10/5/780) refleja los avances en ciencia en camellos desde 1880 hasta 2019 y remarca la necesidad imperante de poner en marcha proyectos de investigación en materia de bienestar animal en estos animales, dado el escenario de revalorización funcional y tecnificación progresiva de sus sistemas de producción.

Camello canario (Camelus dromedarius): raza autóctona amenazada

Desde su llegada a las Islas Canarias (España) desde el continente africano a principios del siglo XV durante el proceso de colonización europea de las islas, su rusticidad y destacada capacidad de adaptación a la orografía y condiciones climáticas del archipiélago, permitieron la rápida expansión de los dromedarios por este conjunto insular.

De constitución fuerte y tamaño medio, el dromedario fue acogido desde su arribada en las islas como animal doméstico para labores agrícolas, transporte de mercancías a cortas y largas distancias y, como animal de monta en actividades de ocio. Pronto paso a convertirse en una herramienta fundamental para la consolidación del tejido económico y social del archipiélago, preferentemente en el sur de Gran Canaria y Tenerife y, en toda Lanzarote y Fuerteventura, albergando estas dos últimas el conjunto mayoritario de la cabaña ganadera (más de 2.000 ejemplares en Lanzarote y unos 4.000 en Fuerteventura).

Hacia el último tercio del pasado siglo, se constató una notable regresión de camellos canarios conforme comenzaron a llegar los vehículos a motor, a la par que la red vial fue paulatinamente adaptada para el tránsito rodado como consecuencia de la mecanización de los trabajos agrícolas.

Hoy en día, el grueso de cabaña actual de la raza, estimado en aproximadamente 1.200 camellos, se encuentra en Lanzarote, sur de Gran Canaria y Fuerteventura; pequeños rebaños se mantienen bajo crianza artificial en regiones del sur de la Península Ibérica. Estos reductos poblacionales están dedicados en su mayoría al sector turístico. De forma marginal, la producción láctea adquiere cierta relevancia, pues la leche de camella es un producto con un alto valor nutritivo por su contenido rico en insulina.

En 2012, el Camello Canario fue registrado como Raza Autóctona en Peligro de Extinción.

Ante esta alarmante situación, se hace necesaria la implementación de un programa de conservación, mejora genética y cría en pureza de la referida raza, en el ejercicio de una actividad que persigue la preservación del patrimonio genético animal nacional y europeo.s.

Según declara la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), los recursos genéticos animales se encuentran dentro del grupo de bienes más valiosos y estratégicamente más importantes de que dispone un país, dado que conforman un patrimonio cultural de valor inestimable. Localmente, cabe destacar la riqueza y particularidad que caracterizan el marco de los recursos genéticos de los animales domésticos de las islas Canarias.

La raza Camello Canario debe su nombre a su principal área de expansión: las Islas Canarias. De hecho, muchas de las palabras pertenecientes al habla local están relacionadas con este cuadrúpedo

Proyecto de revalorización funcional, selección mejorada y conservación del camello canario

Resulta indudable que el hecho de la insularidad, igual que ha marcado durante siglos el carácter de la población y los cultivos para obtener las producciones básicas para su alimentación y subsistencia, ha condicionado también la aparición y mantenimiento de razas autóctonas totalmente adaptadas a las características del territorio en el que florecieron, dada su aptitud en el desarrollo de tareas de diversa índole para las que resultaron ser idóneos candidatos.

El creciente interés social y económico por la cría de camellos y la obtención de productos derivados, ha llevado a reconsiderar la potencialidad productiva de estos animales en condiciones climáticas extremas como periodos de sequía prolongados o temperaturas ambientales elevadas. Sus relativamente bajos requerimientos nutricionales y su extraordinario desempeño funcional en labores variadas, se constituyen como características de destacado valor añadido en los programas de fomento de esta raza con un enfoque puramente ecológico y de sostenibilidad ambiental.

Una tesis doctoral desarrollada en el Departamento de Genética de la Universidad de Córdoba (España) por el grupo de investigación PAIDI AGR218, sitúa sus líneas de actuación estratégicas en el asentamiento de las bases para el programa de conservación, mejora genética y selección funcional de la raza camellar canaria a través de su sustentabilidad funcional como medida de protección del patrimonio cultural de Islas Canarias y como único recurso genético europeo de tal naturaleza. La calidad de los productos obtenidos se verá mejorada con la subsecuente capacitación técnica competitiva de las explotaciones ganaderas y el capital humano implicado.

La caracterización zoométrica y biométrica de la raza se están llevando a cabo mediante la evaluación lineal de aquellos caracteres conformacionales, morfológicos y cinéticos implicados directamente en un mejor rendimiento de las actividades funcionales que actualmente desempeñan los camellos de raza canaria (paseos turísticos, principalmente).

La caracterización etofuncional comprende, por un lado, el desarrollo y validación de una batería de test (rasgos cognitivos y de inteligencia) para la valoración de la capacidad funcional de la raza camellar canaria y el estudio de la relación entre dichas capacidades etofuncionales y las características inherentes a la raza. Como objetivos específicos se proponen: a) Aplicar la batería a una muestra representativa y obtener unos valores normativos de referencia para la población y b) Proponer factores umbral de riesgo ambientales y sus efectos sobre los caracteres etofuncionales.

Adicionalmente, en este contexto de caracterización funcional, se están investigando aquellos caracteres o rasgos que tradicionalmente, aunque de forma marginal, han estado implicados en la actividad productivo-económica de estos animales o que han recibido especial consideración por determinados colectivos sociales por cuestiones puramente culturales, con el fin último de recuperar nuevos posibles nichos funcionales (leche y fibras textiles).

Otro de los objetivos específicos de este programa de conservación y recuperación es la caracterización metabolómica y análisis biomédico de propiedades medicinales de productos o sustratos naturalmente obtenidos del camello. 

Proyecto APCIN-ARIMNET-CARAVAN

La mencionada tesis doctoral queda integrada en el marco de financiación del proyecto europeo APCIN-ARIMNET-CARAVAN “Towards a Camel Transnational Value Chain” (“Hacia una cadena de valor transnacional en la producción de camellos”), del cual forman parte activa diferentes países (España, Francia, Italia, Argelia, Marruecos y Túnez).

El investigador predoctoral que está desarrollando esta tesis es Carlos Iglesias Pastrana, bajo la tutela y dirección académica de Juan Vicente Delgado Bermejo (Catedrático del Departamento de Genética de la Universidad de Córdoba, director del grupo de investigación AGR218 y coordinador del citado proyecto europeo), Francisco Javier Navas González (Investigador post-doctoral contratado del Departamento de Genética de la Universidad de Córdoba) y Elena Ciani (Investigadora de la Universidad de Bari, Italia).

Bibliografía

(1) Hodges, J. (1990). Animal genetic resources. Impact of science on society, 40, 143-153.

(2) Iglesias, C. et al. (2020). Effect of research impact on emerging camel husbandry, welfare and social-related awareness. Animals, 10(5), 5, 780.

(3) Iglesias, C. et al. (2020). Zoometric characterization and body condition score in Canarian camel breed. Archivos de zootecnia, 69(265), 14-21.

(4) Iglesias, C. et al. (2020). Biokinematics and applied thermography in the Canarian camel breed. Archivos de zootecnia, 69(265), 102-107.

(5) Iglesias, C. et al. (2020). Ethological characterization of the Canarian camel breed. Archivos de zootecnia, 69(265), 108-115.

(6) Lorenzo, M. T. C. (2007). Transculturización, adaptación, reajustes e influencias en el léxico de la época de los Austrias: interacciones en los zoónimos Canarios. Neophilologus, 91, 423-437.

(7) Morera, M. (1993). Influencias campesinas en el vocabulario canario. Anuario de Estudios Atlánticos, 1, 121-156.

(8) Thompson, K. (2016). ¿De dónde son los camellos? Editorial Alianza: Madrid, España.

(9) Zarrin, M. et al. (2020). Camelids: new players in the international animal production context. Tropical Animal Health and Production, 1-11.

Últimas publicaciones

World Elephant Day

World Elephant Day

Veterinarian and researcher, committed to the science of reproduction and genetics as key tools in the conservation of domestic and wild species.El 12 de agosto se celebra el Día Mundial del Elefante, el animal terrestre más grande del planeta y cuyos índices...

29 July, Tiger International Day

29 July, Tiger International Day

Veterinarian and researcher, committed to the science of reproduction and genetics as key tools in the conservation of domestic and wild species. El 29 de julio se celebra el Día Internacional del Tigre, el felino de mayor tamaño del mundo y con la totalidad de sus...