Humanos y chimpancés comparten aproximadamente el 98 % del código genético. Estos primates tan cercanos al humano se incluyen actualmente en la categoría “En Peligro” debido fundamentalmente a la destrucción y fragmentación de sus hábitats naturales, la caza para consumo humano, el tráfico ilícito de animales y/o productos derivados y el carácter emergente de patógenos potencialmente zoonóticos.